Entretelones de la crisis en Venezuela


Armando Romero

TV AITUE NOTICIA

El presidente Chávez logró convertir en un ambiente adverso el control absoluto que mantenía sobre el país, no sólo por haber alcanzado una aplastante mayoría de votos, sino también por haber desmontado el orden establecido por los partidos que dirigieron el sistema democrático durante los 40 años precedentes- al punto de desarticular su funcionamiento -, desalojar al congreso electo, obtener el control absoluto de los poderes públicos, aprobar una nueva Constitución a través de una Asamblea Constituyente y aumentar la inmovilidad de las fuerzas políticas y sociales de Venezuela. El exitoso estilo de confrontación inicialmente utilizado por el presidente Chávez, destinado a desenmascarar a la democracia pactada de los cuarenta años precedentes- caracterizados como “puntofijismo” – no podía prolongarse sin consecuencias tanto para el gobierno como para el país; en efecto, el conflicto orientado contra todos los sectores políticos, económicos y sociales del país que no constituyeran sus incondicionales aliados, ha producido efectos contraproducentes para la estabilidad de su gobierno, a la vez que ha conducido a una profunda fractura institucional y social.
La crisis económica y política de Venezuela, tiene múltiples responsabilidades a nivel de gobierno, de la oposición y la injerencia extranjera. Es oportuno recordar la historia, es así que en los primeros años, del gobierno de Hugo Chávez…

Chávez se enfrentaba a las clases dominantes, que durante décadas habían sido dueñas de Venezuela. La memoria es frágil en los pueblos, todas las riquezas del país, estaban concentrada en unos pocos. La población vivía en precarias condiciones de vida, Caracas una ciudad de constracte por un lado gente que vivía con grandes lujos y en los cerros, la pobreza disfrazada. 

Sobrevino luego una conocida cadena de acontecimientos, entre los cuales destaca las celebraciones del 23 de enero, del Caracazo el 27 de febrero,unido a las renuncias y denuncias públicas de miembros destacados de las Fuerzas Armadas; acontecimientos acompañados de alborozadas manifestaciones callejeras. La destitución del General Guaicaipuro Lameda de la presidencia de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y el nombramiento de una Junta Directiva que desconocía la meritocracia técnica de la empresa, condujo a un conflicto gerencial, que en lugar de ser negociado, fue confrontado por el Ejecutivo. La pregunta que nos deberíamos hacer ;  Chávez, tenía otra alternativa política, o debía doblegar la soberanía de Venezuela.

PDVSA se convirtió el detonante de la crisis a la que siguió la convocatoria del paro nacional por parte de Fedecámaras y la CTV; la culminación de la manifestación del 11 de abril con un saldo estimado de 17 muertos y más de cien heridos, fue la estocada final a la crisis de gobernabilidad que vivía el país. En la madrugada del día 12 se anunció la renuncia del presidente Chávez y se constituyó un Gobierno Provisional presidido por el dirigente empresarial Pedro Carmona Estanga. El gobierno de Chile involucrado en Venezuela, reconocía al impuesto (Presidente). Hoy no es casualidad que la embajada chilena en Caracas, sea visitada por opositores y sean declarados huéspedes.


Hugo Chávez se enfrentaba a la política definida como “Enlargement” en 1993 por Anthony Lake, ex -consejero para los asuntos de seguridad del presidente Clinton, orientada a la extensión conjunta a escala global, de la democracia y la economía de mercado. Apoyada por el gobierno de Chile, México y Colombia. Los mismos actores que impulsaron la declaración de Lima.



Norteamericana mantuvo un discurso, basado en la política de “esperar y ver”, asumida hacia Venezuela por el gobierno norteamericano, sustentada en la legitimidad derivada de la elección democrática, se mantuvo sin grandes dificultades mientras no se vieron en riesgo los objetivos de política exterior norteamericana.

 La solicitud hecha por el Presidente Chávez a Estados Unidos en cadena televisiva, de detener la matanza de inocentes en Afganistán, suscitó el rechazo del Departamento de Estado que había aumentado las exigencias de incondicionalidad a partir de los ataques terroristas de septiembre de 2001. La política de Chávez, comenzaba a tener una relevancia en la región, esto afectaba los intereses Norteamericanos. 
La acción diplomática más significativa del gobierno norteamericano en respuesta a las expresiones disidentes del gobierno venezolano fue el llamado a consulta de la embajadora Donna Hrinak; al respecto Richard Boucher, portavoz del Departamento de Estado declaró: “Le pedimos a nuestra Embajadora volver a Washington para unas consultas, para discutir el estado actual de nuestra ración internacional con Venezuela” y agregó que entre ambos países suceden “ muchas cosas” y que EEUU ha encontrado las declaraciones del presidente Chávez muy incoherentes y decepcionantes.
El Secretario de Estado, Colin Powell, en audiencia pública ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, donde expresó …“la preocupación de la Casa Blanca ante la posibilidad de que Chávez esté ante una crisis política que podría desestabilizar a uno de sus principales proveedores de petróleo, y diseminarse hacia países vecinos, principalmente Colombia” además de afirmar: “ Venezuela está en una situación realmente precaria y peligrosa … si Chávez no arregla las cosas, no podrá culminar su período de gobierno”.

En estas declaraciones de la Casa Blanca, encontramos las respuestas a la crisis económica que vive hoy Venezuela .
La política de Norteamérica en la región,  siempre a buscado proteger sus intereses, en desmedro de los pueblos. 

La cumbre de Quebec, definida como la “Cumbre de la Democracia”, buscaba un eje político dominante en la medida en que las situaciones en varios países de la región- Bolivia, Colombia, Ecuador, Haití, Nicaragua, Paraguay, Perú, Venezuela- revelaron que la democracia corría peligro, a juicio de Norteamérica. “La Carta Democrática” recogió y perfeccionó las resoluciones tomadas por la OEA  (instrumento al servicio de La Casa Blanca), durante la década de los noventa en la cual se produjo el consenso regional en torno a la democracia representativa como sistema político compatible con la globalización económica· Un traje a la medida de Norteamérica.
Un plan diseñado cronológicamente, que tenía como principales aliados, a los gobiernos de México, Colombia y Chile.

…la aprobación del protocolo de Washington, el Compromiso de Santiago, la Declaración de Nassau, la Declaración de Managua para la Promoción de la Democracia y el Desarrollo; resoluciones tendentes a crear los mecanismos de estabilidad democrática que incluyen la posibilidad de suspender de la participación en la OEA a un gobierno surgido de la ruptura del orden democrático, la creación de los mecanismos de asistencia y de consolidación de la democracia; resoluciones que incluyen la definición de la OEA como el principal organismo hemisférico para la defensa de los valores y de las instituciones democráticas como prioridad política fundamental para el continente, recogidos por la Cumbre de las Américas en 1994, la XXV Asamblea General realizada Montrouis en 1995 y la Cumbre de las Américas realizada en 1998 en Santiago de Chile.

Las divergencias expresadas por el gobierno de Hugo Chávez en torno al contenido de la Carta Democrática Interamericana desde su presentación en la reunión de Quebec en abril de 2001, cuando la suscribió con reservas, hoy nos demuestra que no estaba equivocado.
Por primera vez Norteamérica, comenzaba a perder influencia en la región. 

La decisión del presidente Chávez de definir el modelo político de su gobierno como una democracia participativa, ·diferenciada sustancialmente de la democracia representativa desarrollada en Venezuela entre 1959 y 1999, ha constituido desde los inicios de su gobierno una prioridad transferida al ámbito continental. A diferencia del gobierno de Salvador Allende, que buscaba cambios profundos, dentro de la democracia representativa.

En la XXIX Asamblea General de la OEA celebrada en Guatemala en junio de 1999, el entonces canciller José Vicente Rangel criticó la acepción estrictamente apegada a lo electoral que había tenido en América Latina la democracia representativa, restringida a los requisitos mínimos del estado de derecho; sin tener en cuenta que escasas veces estas democracias habían cumplido con sus responsabilidades sociales, a la vez que no habían promovido o facilitado la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones. Un clara definición de principios, de la revolución Bolivariana.

Un hecho políticamente transcendental, fue el derrocamiento del presidente ecuatoriano Jamil Mahuad por parte de un grupo de militares apoyados por el movimiento indígena. En la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA efectuada el 26 de enero del año 2000, se respaldó al Gobierno Constitucional de la república de Ecuador y se apoyaron los esfuerzos del nuevo presidente Gustavo Noboa Bejarano por la estabilidad democrática de su país, en una interpretación arbitraria de la normativa, que no ofrecía respuesta a la situación social que dio pie a la generación del conflicto.
Hoy el gobierno de Nicolás Maduro, se ve enfrentado a sus propios errores políticos, a la intervención extranjera y a una crisis económica, política y social. A diferencia del 2002, el uso masivo de las redes sociales, la información y una estrategias mediáticas de comunicación.  Conforman un escenario de polarización , que reúne todas las condiciones, para una escalada mayor de violencia en la población.
La oposición una vez más derrotada, se ve enfrentada a su propia, crisis interna de poder. La MUD después de manifestar la ilegitimidad, del nuevo proceso constituyente, decide inscribirse en las elecciones regionales. 
El duopolio político existente hasta hoy en Venezuela. Comienza a perder influencia en la ciudadanía, han emergido nuevos movimientos sociales y políticos. Que no obedecen a los partidos tradicionales. Desde Miami el centro operativo, de la oposición…se organizó y planificó, la “operación David”.  Desde Barbados un personaje en las sombras, monitorea  lo que está pasando en Venezuela. Sus líderes en la mayoría jóvenes, algunos sin una identidad ideológica definida, otros se identifican con corrientes nacionalistas, fascista o de una derecha no tradicional. Los une el anticomunismo y el uso masivo de la tecnología, en las redes sociales como herramienta, de propaganda.  
Desde la izquierda crítica, las diferentes corrientes, colectivos y movimientos políticos, han levantado un referente de oposición al PSUV y la MUD.  No tienen los recursos económicos, para lograr difundir sus propuestas políticas. Desde los medios masivos de prensa, son invisibilizados ante la opinión pública. 



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s