Venezuela; entretelones del alzamiento golpistas


Armando Romero

TV AITUE NOTICIA

El ataque terrorista a la base militar de Paramacay, dirigido por el capitán Juan Carlos Caguaripano, no se podría decir que es un hecho aislado, hay una planificación militar, un  apoyo logístico interno y externo.  Sumado al uso de las redes sociales, como medio de agitación y propaganda mediática.
El rostro visible de está conspiración, Caguaripano Scott estaba adscrito al Grupo Antiextorsión y Secuestro de la GNB en el estado Amazonas, al sur de Venezuela, cuando fue acusado de operar en la clandestinidad por el fiscal militar Elías Placencia en abril de 2014. En ese momento se había ordenado aprehender al capitán por estar involucrado junto a tres generales en un complot para derrocar a Maduro.
Entonces se divulgó que utilizaba “Lucas” como pseudónimo y era el encargado “del proceso de captación y reclutamiento a jóvenes oficiales del componente Aviación militar en coordinación con el general de división Oswaldo Hernández”.
Caguaripano y su grupo logró tomar el parque de armas del cuartel y logra escapar, mientras esperaban el alzamiento de otras unidades. Lo que se ha logrado saber, es que lograron escapar del recinto militar. La pregunta es quienes son los uniformados que fueron arrestados.
Roberto Antonio SalasMoreno, Dicxon Javier JiménezJiménez, Larry Henrique Briceño Hinestroza, Gabriel Jesús Barro Rodríguez, cabo segundo miliciano Alberto José Polo Díaz, el civil Giulianny Espinoza Ramírez
El primer teniente Oswaldo José Gutiérrez Guevara, el sargento primero reserva Darwin Antonio Solís Benítez. Fueron traídos a Caracas.

Conocemos sus nombres, falta aclarar cuál fue su participación, en este intento de alzamiento militar.
El grupo alzado logró sustraer 93 fusiles AK 103, lanza granadas M6L. Se desconoce el parque que fue llevado, por los terroristas al mando del capitán Caguaripano.
A pesar del cerco a la 41Brigada, por parte de efectivos del Cicpc, CONAS, DGCIM y Sebin. Lograron huir de la unidad militar. Fuentes confirmadas, señalan la participación y encubrimiento, de a lo menos 4 generales de la FANB.

El nombramiento del  coronel Orlando Romero Bolívar como segundo comandante y Jefe del Estado Mayor de la 41 Brigada Blindada, ubicada en el estado Carabobo, a horas del intento de sublevación militar. Merece una lectura entre líneas, de los entretelones de la noticia en pleno desarrollo.
Desde la oposición han tratado de tomar distancia, la MUD acorralada y derrotada políticamente, busca llegar acuerdos de espalda al pueblo.
Hay en marcha una bien organizada campaña, para crear un clima de terror, donde los rumores, son un medio eficaz para alcanzar esos objetivos.
Hasta el momento no se conoce la dimensión de este amago de alzamiento militar contra el Presidente Maduro, pero sí se ha evidenciado que existen ya grietas dentro del propio Ejército bolivariano que no aceptan la deriva del presidente venezolano. Aunque la intentona se produce en un momento de máxima tensión, se estima que la mayor parte de las fuerzas armadas permanece, a día de hoy, fiel al presidente venezolano y a la revolución Bolivariana.
Estas horas del lunes 7 de agosto, la ciudadanía está en estado de alerta, el armamento sustraído tiene una finalidad, parte de la denominada “operación David.”
Venezuela en el paso se caracterizó por una “escuela” del golpista de militares. 

La doctrina del general Marcos Pérez Jiménez , dictador de Venezuela durante una década, un hombre que participó en varios golpes de Estado y que conocía muy bien a la Fuerza Armada en un país gobernado la mayor parte de su historia por militares.

…sabía que en esos procesos de rebelión existían cinco etapas: Murmuraciones, donde no se distingue “nada preciso”; el rumor, que “indica aquello que la gente quisiera que fuera verdad”; los conatos, “pronunciamientos aislados de algún oficial”; la asonada, “pronunciamiento coordinado en el cual altos oficiales, se alzan en contra del gobierno. Una larga historia conocida en América Latina.
El  Presidente Nicolás Maduro,  ha minimizado las acciones para evitar así una reacción en cadena. 
Según la versión oficial del suceso facilitada por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, un grupo de unos 20 “delincuentes civiles vestidos de militares” liderados por Caguaripano irrumpieron a primera hora de la mañana en el parque de armas de la brigada 41 de la base militar de Paracamay. Tras enfrentarse a las tropas del Ejército allí destacadas, la rebelión fue “controlada y sofocada” de inmediato.
La participación de militares y civiles, nos hablan de un plan para derrocar, al gobierno constitucional de Nicolás Maduro. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s