Chile; La posverdad de los crímenes en Sename 


Armando Romero

Aitue Noticias


En  los últimos tiempos ha cobrado popularidad el concepto de la posverdad que denota “circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”. 
Para el ministro de Justicia Campos, los 1310 niños muertos en los centros de Sename, es una caricatura emocional de una realidad, que el gobierno de Bachelet al ejercer presión en el Parlamento, para proteger a la ex ministra Javiera Blanco. El rechazó al informe de la comisión 2 Sename, busca evitar reconocer la responsabilidad del Estado.
Pensándolo bien, en Chile deberíamos invertir las palabras y hablar de la verdad post o la verdad a posteriori. 
No se trata de apelar a los sentimientos de las personas para reforzar sus creencias o para inculcar una mentira, sino simplemente de engañar a los gobernados haciéndolos creer que las cosas funcionan de acuerdo con las normas que, supuestamente, rigen el ejercicio del poder. Se trata de que vivimos engañados hasta que un “accidente” saca a la luz pública la verdad.


El ministro Campos pretende hacer creer que no hay que preocuparse, por los crímenes de niños de Sename.
Presumimos que hay funcionarios con la responsabilidad directa de supervisión, de velar por la protección de los menores y cumplir con la responsabilidad del Estado en el cuidado de los niños.
Presumimos que en el Parlamento, los diputados cumplen con su rol de fiscalizar, a las empresas eléctricas, en el cumplimiento de los derechos, de los clientes. 
Presumimos que el Servicio de Impuestos Internos, cumple con su rol fiscalizador en igualdad de condiciones.
Presumimos que los negocios y la política están separados ,que la Fiscalía es imparcial al momento de investigar y formalizar, en igualdad ante la ley.
Presumimos que a los usuarios de las autopistas  se les escucha cuando alertan a la autoridad sobre los problemas que perciben, pero resulta que se les ignora.
Lo más triste es que, aun cuando la verdad a posteriori se revela en toda su extensión, las mismas prácticas siguen en pie. Los partidos seguirán coludido por el poder, los empresarios continuarán en sus malas prácticas institucionales. La mayor banda criminal organizada, funcionarios del Estado que uno presumía que eran los garantes, de la seguridad pública y justicia. 

La verdad a posteriori nos revela, que en Carabineros de Chile operaban delincuentes, con la impunidad de la institución.

El otro insulto es a los chilenos, porque una vez más no habrá mayores consecuencias y las cosas seguirán como siempre. El engaño prevalecerá hasta que por un error la verdad aparezca. Y así, todos los días y en todos los ámbitos. 
Presumimos que la Presidenta Bachelet, está preocupada por los miles de hogares, que han permanecido días sin suministro eléctrico. La verdad a posteriori es el silencio cómplice de toda la clase política. 
Los crímenes de niños en los hogares del Sename, no son una cifra estadística o como señala el ministro Campo, una posverdad. Estamos frente a crímenes de lesa humanidad, el Estado es responsable…Para la Presidenta es una caricatura, se pretende eludir las responsabilidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s