Chile corrupción; Las platas del retorno


 

exilio1333

Uno de los primero gérmenes de corrupción en el primer gobierno de la concertación, fue en torno al retorno y las platas de los gobiernos europeos.

Jaime Esponda Fernández, Director. Abogado. Bajo el Gobierno del Presidente Patricio Aylwin, fue Director de la Oficina Nacional de Retorno de exiliados políticos. Desde esas oficinas ubicadas en el edificio del arzobispado de la iglesia católica, frente a los Héroes…la Ley Nº 19.128. Que permita ingresar vía franquicia aduanera vehículos, menaje de casa, herramientas y elementos de trabajo a los exiliados. Significo un negocio de las franquicias, donde desde la ONR se emitieron certificados falsos, se compraron franquicias y se beneficiaron directamente las familias de los flamantes diputados y senadores.

En octubre de 1991 conformamos la Corporación nacional de retornados, con la finalidad de denunciar las irregularidades de la ONR. Fue en ese contexto que nos correspondió presentarnos ante el Parlamento alemán para responder por el convenio suscrito entre los gobiernos de Chile y de Alemania el 26 de octubre de 1990, en virtud del cual Alemania, a través del Banco Alemán de Compensaciones, entregó al BECH diez millones de marcos (casi 6 millones de dólares), bajo el concepto de préstamo con un interés anual del 2 por ciento y a 30 años plazo, incluidos diez de gracia.

 

Además, donó nueve millones de marcos (5 millones 381.809 dólares) para solventar estudios de factibilidad, capacitación y asesoría para los proyectos que presentaran los retornados. Chile aportó el equivalente a diez millones de marcos, cifra que aumentó posteriormente a 50 millones 500 mil marcos.

En el BECH el gobierno había colocado en los cargos de gerencia a militantes del PS y del PDC. Los dineros donados por el gobierno de Alemania, tenía por finalidad la reinserción laboral de los retornados.

 

El abogado Luciano Fouillioux, ex director de la Fundación de Asistencia al Retornado (Faret), y el ex presidente del Banco Estado, Andrés Sanfuentes, Jaime Esponda director de la ONR quedaron impunes de toda sanción penal y civil.

En estos días se han mencionados los dineros alemanes, italiano  de otros países. En especial una abogada que en su momento retomo algunas demandas de retornados, las cuales nunca lograron establecer la verdad procesal. Estos dineros fueron parte de las donaciones para el exilio y su retorno, no tiene ninguna relación con el tema de las demandas, de reparación de los ex presos políticos.

En esos años la Corporación de Retornados Políticos emplazó al Gobierno de turno, puntualmente al Ministerio de Hacienda, a resolver la situación de unas 700 familias, cuyos jefes de hogar fueron beneficiados con créditos del Banco Estado y del Gobierno Alemán. La Corporación de Retornados Político fue al transcurrir de los meses, controlada por militantes del PC, cambiando el sentido de su fundación que nació para denunciar las irregularidades de la ONR y el acuerdo con el gobierno alemán.

 

 

Una de las principales denuncias en contra el BECH tenía relación con la ayuda financiera a los retornados, que fuese manejado de manera oculta por el Banco que no transfirió a los retornados las condiciones que concedió Alemania al otorgar el crédito. Fue en ese contexto que se viajó Alemania para dar cuenta de esas irregularidades, lo que derivó  en el viaje a Chile de parlamentarios alemanes.

Alemania, igual que otros países europeos, tenía interés en apoyar la reinserción de los exiliados chilenos a su regreso al país con el objetivo de dejar de cobijarlos en su territorio, donde algunos sectores de la sociedad rechazaban la política de conceder refugio a los exiliados.

Del fondo formado con los nueve millones de marcos, la mitad (US$ 2.690.904) fue entregada a la ONG eran administrados por la ONG Fundación de Ayuda al Retornado, Faret, para prestar asesoría a quienes postulaban al crédito.

 

Según el informe de la Comisión de Diputados, una parte mayoritaria del total de 840 retornados “beneficiados” con los préstamos “no reconoce asesoría alguna realizada por esa entidad”. El texto sostiene que el presidente de Faret entre 1991 y 1993, Luciano Fouillioux –quien más tarde fue subsecretario de Carabineros- no fue claro en explicar el uso de los dineros entregados a la ONG

En Octubre de 2004 a Presidente Lagos, con motivo de la visita del Presidente de Alemania a Chile, la prensa lo interpela sobre los 400 millones de dólares remitidos por el Gobierno alemán para los retornados políticos durante la década de los 90. Al respecto, el Presidente Lagos respondió muy molesto “Hubo dos comisiones investigadoras en el Parlamento y no se ha probado nada”. Negándose a continuar en la improvisada rueda de prensa.

 

Lagos omite la verdad, como ha sido su sello personal. Efectivamente, la segunda Comisión investigadora, a la que asistieron a declarar los entonces ministro Secretario de la Presidencia, José Miguel Insulza; la ministra de Justicia, María Soledad Alvear, y el ministro de Hacienda, Manuel Marfán, concluyó que “El Banco del Estado no resguardó el espíritu inicial del programa y, aún más, al momento de producirse una masiva crisis en los proyectos financiados, aceleró los procesos de cobro de los deudores, muchos de los cuales perdieron casi todo su patrimonio.

 

Además, “la Comisión hizo presente que el Banco del Estado de Chile no tuvo la voluntad de aportar la información, ni para buscar solución, mostrando una posición inflexible y poco humana ante este grave problema. Amparado en la Ley de Bancos y en el secreto bancario, no hizo entrega de las listas de beneficiarios del crédito, ni tampoco proporcionó documentación que esclareciera cómo se habían gastado los NUEVE MILLONES DE MARCOS alemanes que donó el Gobierno alemán”.

 

 

 

 

 

La Comisión concluyó que “De igual modo, se hace presente que la Fundación de Asistencia al Retornado (FARET) elaboró, en 1992, un estudio de factibilidad de los créditos a retornados, cuya conclusión establecía en forma tajante que muchas de las personas que optaban por estos créditos en los términos comerciales implementados por el Banco del Estado de Chile iban directamente al fracaso…Este estudio no fue difundido por la FARET a los retornados, en circunstancia que la labor que debía cumplir era asesorar y ayudar a los exiliados que retornaran la país.

El abogado Luciano Fouillioux jamás presto asistencia a los retornados en sus proyectos, es más su misión fue administrar de forma irregular los fondos aportados por el BECH. La Corporación de Retornados Políticos en su momento se lo hizo ver y exigió conocer los informes, que avalasen los supuestos estudios a los proyectos.

La Fundación FARET administro recursos públicos provenientes de Alemania y Chile, sin que las autoridades de gobierno fiscalizarán, más bien ocultaron estas irregularidades.  La corrupción estaba ya instalada en la clase política chilena.

 

 

Con respecto al informe evacuado por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financiera, la Comisión investigadora concluye que “Esta comisión se ha formado la convicción de que existen elementos indica torios de responsabilidades de los máximos ejecutivos del Banco del Estado de la época, las que deberán ser determinadas por las entidades competentes”.

 

Asimismo, “Esta Comisión expresaba su insatisfacción por la forma en que los Ministerios Secretaría General de la Presidencia y Hacienda han abordado la materia, que fue asumida de manera tardía. La circunstancia de haber existido un cambio de Gobierno no exonera a las autoridades y funcionarios de dichas carteras de sus responsabilidades en la materia”.

El Banco utilizó los dineros en fines distintos de aquellos para los cuales fue encomendado por el mismo convenio. Este proceder ” es tipificado en el ámbito público como ‘malversación de fondos’. Agregando que “la responsabilidad recaería en el Presidente del Banco, Sr. Andrés Sanfuentes, y en forma solidaria en el directorio que lo acompaña, criterios que comparte vuestra Comisión”.

 

“La Comisión debe aclarar que el Sr. Andrés Sanfuentes ha establecido que los 4,5 millones de marcos alemanes fueron entregados a la FARET, a través de un acuerdo tripartito entre el Banco, la Oficina Nacional de Retorno (dirigida por Jaime Esponda) y la FARET, acuerdo que fue autorizado por el Banco alemán. Sin embargo, el Banco alemán, a través del Agregado de Negocios de la Embajada en Santiago, respondió a través de un oficio, que fue el GOBIERNO DE CHILE EL QUE SOLICITÓ EL TRASPASO DE ESTOS FONDOS A LA FARET.

 

La representante de la Corporación, Virginia Vidal, se querelló por apropiación indebida de los fondos en contra del abogado Luciano Fouillioux, ex director de la Fundación de Asistencia al Retornado (Faret), y contra el ex presidente del Banco Estado, Andrés Sanfuentes.

Esos dineros fueron destinados para fines personales de los políticos, que se comenzaban a calzar vestidura de demócratas republicanos

 

pasaporteCuba

 

20090524223615-fugados

 

Pasaporte-L-02

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s