Argentina: El macrismo insertado en los sectores populares


 

A propósito de la detención de Milagro Sala

en el marco de una causa que la imputa

por “instigación a cometer ilícitos

” y “tumulto al haberse alzado en

contra de decisiones gubernamentales”,

el integrante de la Gremial de Abogados,

Eduardo Soares, dialogó con Alfredo Grande

e Irene Antinori en Sueños Posibles,

por Radio La Retaguardia.

El Negro Soares analizó

la coyuntura alrededor de la acusación

contra la dirigente de la organización

Tupac Amaru y sus propias

diferencias políticas con la militancia que encarna el grupo. (Por La Retaguardia)

“Uno repudia todo tipo de detención que se produzca por motivos políticos y, en especial, cuando es consecuencia de ejercer el legítimo derecho de reclamar. En ese contexto, la detención de Milagro Sala no me gusta como no me gusta cualquier otra detención y he estado a la cabeza de las defensas cada vez que me lo han solicitado”, señaló Soáres para luego expresar su posición política sobre la actitud de la dirigente de la Tupac: “Llamaría a la reflexión, a todos nosotros, a los que hoy (por el lunes) marcharon, a los que se solidarizaron, porque a Milagro Sala yo la he visto. Yo he marchado con el Perro Santillán y con los obreros del SEOM y he visto las patotas y bandas policiales reprimir a los obreros del SEOM y entre policías uniformados los infiltrados de la Milagro Sala”. El abogado de La Gremial de Abogados recordó que en una de esas represiones un obrero perdió un ojo.

“Milagro Sala no es una dirigente compañera, es una dirigente de la derecha kirchnerista y de lo peor de esa derecha. Una dirigente que ha reprimido a los sectores populares de Jujuy. Sería bueno que al cortar esta comunicación y antes de recibir las puteadas de alguno lo llamen al Perro Santillán, que tiene muchísima más autoridad que yo para hablar de Milagro Sala”, expresó citando al referente de la Tupaj Katari, agrupación enfrentada con la de Sala. Soares reiteró que Sala es repudiable, “pero no por lo que la burguesía macrista dice, no por lo que el gobierno dice, que hace tumulto porque acampa. Es más, ni siquiera por lo que el gobierno de Macri dice y quizás hasta pueda probar del robo de 30 millones de pesos. No es lo principal. Yo he visto que efectivamente vive en una mansión Milagro Sala, no es una india pobre como dicen los kirchneristas”.

El abogado contó que no sólo Sala tuvo esa conducta dentro del kirchnerismo sino muchos otros grupos que hoy la apoyan. “La Cámpora, han sacado con la gendarmería a los qom y pegarle incluso a Nora Cortiñas. Muchos de los que ahora marchan por Milagro Sala. No los vi cuando al compañero le vaciaron un ojo. No vi a ninguno solidarizándose con el Perro Santillán”. Según informó Soares para evidenciar que la judicialización de la protesta data de hace tiempo, “en el SEOM hubo compañeros prófugos, muchos detenidos, el Perro entre ellos. No es el que la Milagro Sala no se adhirió a pedir la libertad: fue parte de esas represiones. Vuelvo a aclarar que no estoy de acuerdo con ninguna detención y menos por las causas que le imputan a Sala. Ahora, muchachos, compañeros que hoy marcharon, no los vi en estos 12 años”.

Yo no los vi

Soáres profundizó aún más la denuncia: “No los vi marchar cada vez que los cagaban a palos ustedes. Yo no los vi marchar cada vez que la policía de Aníbal nos cagaba a palos. He estado en todas las marchas, yo no los vi marchar cuando -todavía está imputado Berni por eso- llevaron a 80 detenidos obreros de la Panamericana a Campo de Mayo. No los vi cuando le pegó a la compañera de HIJOS el gendarme carancho”. La interpelación subió de tono y Soares interrogó: “¿Cómo? ¿Ahora marchamos por Milagro Sala?, ¿y durante 12 años que nos estuvieron cagando a palos? 12 años al frente, a la cabeza con la gendarmería. No vi a ninguno, ¿por qué no marchaban? Porque eran los que nos cagaban a palos. Ellos, muchos de ellos, eran funcionarios”.

El abogado, sin embargo, señaló que, si le solicitaran asesoría legal para defender a Sala la ofrecería sin dudar: “He defendido a muchos de los que hoy estuvieron en la plaza y los seguiré defendiendo. Puedo defender a cualquier compañero que considero que se lo merece, pero no seamos hipócritas”. Soares volvió sobre la figura de Sala fuera de la carátula aplicada en esta oportunidad: “Es una dirigente de la derecha, es una lumpen, una mina que estuvo durante estos 12 años reprimiendo. Ni siquiera hablo del choreo, hablo de la represión, de marchar con la policía, de ir a pegarle a los obreros, eso es Milagro Sala. Yo si fuera la izquierda, no marcharía”.

Críticas al FIT

Para Soares, la izquierda está marchando con sus propios verdugos hace poco tiempo y diferenció a su espacio político del encolumnamiento detrás de Sala. “La mayoría de las organizaciones del Encuentro del Pueblo no marchamos hoy. No marchamos. Nuestras organizaciones políticas no marchan. Te vuelvo a decir, si mañana me llamara la Tupac para que la defienda, puteando iré a defenderla. No tengo la menor duda”. Soares, disgustado con los partidos que componen el Frente de Izquierda (FIT), continuó: “Qué sé yo, si el PO fue a la marcha de Blumberg. Si la izquierda trotskista argentina le fue a llevar flores a los militares muertos en Tablada. Entonces, no sé, hay que preguntarles a ellos. Nosotros no marchamos y yo soy de izquierda también. Fui montonero, soy marxista, soy un tipo que pelea por el socialismo en la Argentina y nuestra organización de izquierda no marchó”.

Unirse o no al kirchnerismo para enfrentar la embestida

“No sé si hubo un pacto expreso entre el trotskismo y el kirchnerismo pero está claro que hay un pacto tácito y que no viene de ahora. Esos manejos son los que en la izquierda revolucionaria llamamos oportunismo. Hay algunos que creemos, no somos dueños de la verdad, consideramos que en cuestiones de principios somos inflexibles”, aseguró Soares y rescató que esa conducta no implica a la ejecución de la política, en la que define a su espacio como absolutamente amplio. “Veo una unión a partir del espanto. Deberían reflexionar estas organizaciones sobre lo que es ir contracorriente, que a nosotros -los militantes de los ’70, Montoneros, PRT-ERP, nos ha pasado. Hay una sociedad muy a la derecha donde el imperialismo ha calado hondo y con un gobierno proimperialista y procapitalista, pero además acompañado por un fuerte consenso”, analizó.

Para Soares, el pacto se practica entre el kirchnerismo duro y la izquierda que “no es la más dura, sino la izquierda trotskista que son el FIT pero hay otros que somos muchos y no sé si no somos más por más que muchos no tengamos el desarrollo, el rol o la capacidad que demostraron y uno les admira, de parar un proyecto electoral, esto que hacen de ir contracorriente está mal”. El abogado planteó que a su criterio, la clave está en “insertarse y producir un trabajo social que nos puede llevar mucho tiempo y que pueda ser desderechizar a la gente es mejor que hacer roscas por arriba. Es una actitud simbólica de la izquierda de sumarse oportunistamente a estas cosas y el kirchnerismo con esto de ganar las plazas. No los ves pelear, pelear es pelear. Muchachos, bajen y enfrenten a la gendarmería”.

Críticas al kirchnerismo

Soares volvió sobre el punto de lo que implica dar la pelea contra la avanzada macrista: “Señores, vayan y peleen con la gendarmería contra la que peleamos nosotros todos los años. No los veo cortar rutas, no los veo quemar gomas. Vayan, si son tan malos. Entonces, ¿qué es lo que hacen? Están espantados los kirchneristas porque no saben pelear, porque nacieron de un repollo y no de un proceso de lucha”. Soares se refirió a que no se encuentran los orígenes del movimiento K en un proceso de lucha reconocido: “Se recuestan en la izquierda, y a la izquierda que sí tiene alguna experiencia de lucha en este momento le viene bien que para sus planes el kirchnerismo baje un poco los enfrentamientos y a su vez sumar más gente. Ellos hacen política con el kirchnerismo, pretenden entrar y ganarle militancia al kirchnerismo. Es probable que lo logren”.

En contraposición a la idea de la acumulación militante como objetivo principal, Soares señaló la necesidad de preservar la honestidad: “Tenemos la obligación con tantos años de lucha de pelear con el menemismo, de pelear con el kirchnerismo, tenemos la obligación de decir las cosas como creemos que son aunque nos puteen.

Tenemos que decirlo: señores, acá hay que formar cuadros, hay que formar organización, hay que bajar a la base social. Hay que enfrentar ideológicamente al macrismo”. El abogado diferenció la disputa en el plano ideológico o político de la respuesta simbólica de llenar las plazas: “Estos tipos no bajan de la plaza a la calle. Hay que enfrentarlo ideológicamente. Ellos nos están ganando una batalla ideológica y los enfrentamos en el plano simbólico y generando en algunos casos un rechazo importante de la sociedad”.

Para Soares, el problema más grave es reconocer al macrismo insertado en espacios populares con suma necesidad e histórico abandono estatal: “El imperialismo y la burguesía están ganando a sectores populares. Ganaron en todas las villas, la mayoría de los delegados son macristas. Hay delegados kirchneristas que se hacen macristas. Hay una tendencia a la penetración en los sectores populares como es la provincia de Buenos Aires”, aseguró. Por último, caracterizó la población que concurre a las plazas de ‘Resistiendo con aguante’, identificando a la mayoría en los sectores medios y medios-altos. “Eso ha congregado el kirchnerismo en estos días. Es una locura. Allá ellos y allá la izquierda. El macrismo está chocho, están contentos. Yo creo eso”, sentenció.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s