El Tanquetazo: el ensayo del 11 de septiembre


1973 fue un año agitado para el gobierno de Salvador Allende: primero, una masiva movilización estudiantil que se manifestó en contra de la implementación de la Escuela Nacional Unificada (ENU) y segundo, la huelga de los mineros de El Teniente.
Allende contaba con el apoyo de sectores militares constitucionalistas, incluidos sus propios comandantes en jefe, por lo cual abortaba, momentáneamente, cualquier conato golpista al interior de las filas castrenses. Eso se demuestra a través de la siguiente situación:
-En la Armada, el almirante Raúl Montero no contaba con un real poder al interior de la institución, ya que la autoridad recaía en el vicealmirante José Toribio Merino. Montero y Allende no ignoraban esa realidad, ya que reiteradamente la cúpula de la Armada le solicitaba reiteradamente al mandatario que regularizara esa situación mediante un cambio de comandante en jefe. Pero Allende posponía esa decisión.
-En la Fuerza Aérea, la postura de su comandante en jefe, César Ruiz Danyau, era contraria al gobierno de Allende, pero tampoco simpatizaba con un quiebre institucional, debido a razones de legalidad, deber profesional y disciplina militar.
-En Carabineros, el apoyo era total incluido la del General Director de Carabineros, José María Sepúlveda.
-En el Ejército, Carlos Prats, comandante en jefe de la institución desde 1970 mantenía una posición de apoyo al gobierno de la Unidad Popular, postura que compartían otros generales como Manuel Urbina y Guillermo Pickering. Pero había otro grupo al interior del Ejército que ya conspiraba para derrocar a Allende, como los generales Sergio Arellando Stark, Óscar Bonilla, Javier Palacios y otros. Al medio de ambos mandos habían otros generales, incluido Augusto Pinochet, segunda antigüedad que no intervenían en la contingencia.
La posición de Prats al interior del Ejército se iba debilitando mientras avanzaba 1973. Para junio, ya no se refería a situaciones de política contigente, pese a que sus pares lo veían desenvolverse de manera política y pro UP. Prats se defendía: obraba para la institución, para evitar la guerra civil; respaldaba institucionalmente a un gobierno legalmente constituido y que actuaba dentro del marco constitucional y legal.
Aislado de esta forma, solamente sostenido por la rígida verticalidad del mando, Prats podía caer en cualquier momento y por cualquier situación que evidenciaría su falta de respaldo interno.
Esta situación ocurre en la tarde del 27 de junio, cuando ocurre un episodio pequeño, pero clave: ese día, el general tuvo un confuso incidente con una conductora que lo insultó, lo que gatilló la presentación de su renuncia a Allende, el cual rechazó la dimisión. La situación generó confusión en la oficialidad.
Dos días después, el 29 de junio, se produce una sublevación militar en el regimiento blindado N° 2, dirigido por el coronel Roberto Souper. Este militar, junto con otros oficiales, estaban conspirando independiente de toda jefatura y coludidos con el movimiento nacionalista Patria y Libertad. Fueron descubiertos y el coronel Souper fue relevado ese mismo día, debiendo entregar su cargo el día 29. Sin embargo, eso no ocurrió…
El Tanquetazo
Ese día 29, en la madrugada, Roberto Souper se lazó contra el gobierno de Allende y sus tanques rodearon el palacio de La Moneda. Pensaba que así desencadenaría el golpe, que ya estaba sintiéndose en el ambiente político institucional.
El general Prats, aún bajo su propio riesgo, dirigió personalmente el contragolpe, obteniendo en pocas horas el retiro de los tanques y la detención del líder golpista, mientras que sus cómplices de Patria y Libertad terminaron asilándose en la embajada de Ecuador. La intentona golpista costo cerca de 22 muertos, la mayoría civiles víctimas de las balaceras cruzadas entre las fuerzas leales y sublevadas. Entre las víctimas se encuentra el camarógrafo argentino Leonardo Henrichsen, quien filmó su propia muerte en las cercanías de La Moneda durante los hechos.
Leonardo Henrichsen y su última imagen (29 junio 1973)
La sublevación fracasó por la decidida acción del comandante en jefe del ejército general Carlos Prats y porque tampoco se plegó el Regimiento de Infantería N° 1 Buin, ubicado en el norte de la capital, al contrario de lo que estaba previsto por los autores intelectuales y militares del levantamiento. En el Buin se encontraba “al cateo de la laucha” el general Augusto Pinochet, entonces jefe del Estado Mayor, quien ese día jugó a dos bandas: no estuvo junto a su jefe, el comandante en jefe del ejército, como ordena el reglamento, pero apareció en La Moneda al mediodía, en vestimenta de combate y cuando los alzados habían decidido retirarse. Se cuadró frente a Salvador Allende y José Tohá, un periodista que era ministro de Defensa, diciendo “Todo bajo control mi Presidente”. Carlos Prats andaba vestido con ropa de oficina, la “gabardina dos” de reglamento, porque no sabía que se iba a producir un intento de golpe.
Carlos Prats y Augusto Pinochet (en tenida de combate) tras el aplastamiento de la sublevación (29 junio 1973)
Prats fue informado de la tentativa en los momentos en que se dirigía en automóvil a su oficina y en el camino decidió recurrir a las tropas del Comando de Institutos Militares, con sede en la Escuela Militar, que estaban a cargo del general Guillermo Pickering, de su plena confianza, con quien trazó el plan militar para contener a los facciosos. El Comando tenía bajos sus órdenes a las tropas de las escuelas militares de oficiales y suboficiales. Al regimiento Buin se le ordenó que no concurriera al centro de la ciudad y una vez que salieron de su sede, se dispuso que no atravesara el río Mapocho, pero los jefes de la tropa no obedecieron, aunque no actuaron en apoyo del Blindados 2 que necesitaba sus tropas para tomarse La Moneda, y tampoco reprimieron a los sublevados.
Luego de hablar con Pickering, Prats se dirigió al regimiento Tacna, donde arengó a las tropas y logró conducirlas al centro. De mala gana, lo secundó hasta los alrededores de La Moneda quien era el comandante del Tacna, el entonces coronel Julio Canessa Robert. Prats redujo personalmente a un tanque frente a La Moneda, haciendo valer su autoridad, con gran valor y sólo armado con su pistola reglamentaria. Curiosamente, la única acción bélica del Tacna desde la esquina de Alameda/Teatinos, fueron disparos de grueso calibre contra un camión pequeño en que huían algunos alzados, que dieron muerte a un miembro de la patrulla del cabo Bustamante, a la vez conductor de la camioneta, quien resultó herido en una pierna y fue internado en el hospital militar bajo arresto.
Esa misma tarde, una multitudinaria manifestación se produce ante La Moneda. Salvador Allende sale al balcón y es aclamado frenéticamente. Junto a él lo acompañan los cuatro comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas. Mientras tanto, la oficialidad se molestará, silenciosamente, por la presencia de sus comandantes en el balcón, con la razón que después de la intentona golpista, el gobierno de Allende procedería a una limpieza al interior de las Fuerzas Armadas.
Las consecuencias de este hecho fueron las siguientes: Prats integra, junto con los demás comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, un nuevo gabinete cívico-militar con Allende, lo que generó una fuerte reacción de la oficialidad en su contra, lo cual termina con su dimisión de la comandancia en jefe el 23 de agosto de 1973. Allende designa entonces al general Augusto Pinochet como su sucesor en el Ejército. Mientras tanto, también se produce relevo en la FACH: Gustavo Leigh reemplaza a César Ruiz Danyau como comandante en jefe. En las otras instituciones (Carabineros y Armada) mantienen sus comandantes, pero fuertemente debilitados ante una oficialidad que cada día ve en el golpe la única salida a la crisis.
La sublevación del día 29 de junio sólo fue un ensayo de lo que ocurriría finalmente en septiembre. Allende retrasó su final en sólo 75 días.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s